Biorresiduos

    ¿Cómo se pueden prevenir?

    El problema fundamental en el uso de los recursos es su consumo desmesurado y la consecuente producción de residuos, que en el caso de los biorresiduos domésticos se traduce en la gran generación de restos de comida (durante la preparación y consumo), así como de excedentes alimentarios, alimentos caducados o en mal estado, y de la producción de residuos verdes derivados de la gestión de las zonas verdes y jardines. La prevención de los residuos orgánicos de competencia municipal debe ser priorizada en relación al resto de etapas, y se puede realizar, principalmente, mediante tres tipos de actividades:

    Compra y uso responsable:

    1- Introducir pautas de compra, conservación, preparación y consumo responsable de los alimentos:

    Biorresiduos
    • Minimizar por parte de los comercios las cantidades de alimentos que caducan antes de ser vendidas (revisar stocks según demanda y fechas de caducidad).
    • Racionalizar por parte de los consumidores la compra de alimentos, de manera que no adquieran mayor cantidad de la que pueden consumir antes de que se echen a perder (utilizar lista de la compra, revisar fechas de caducidad, conservación adecuada, usar el congelador, etc.).
    • Disponer de pautas para aprovechar los restos de comida generados durante el proceso de preparación de las comidas y los alimentos sobrantes, y controlar que las raciones servidas sean apropiadas, destinadas a los ciudadanos en general, la restauración y las actividades con servicio de comedor (escuelas, residencias, hospitales, etc.).
    • Gestionar correctamente la elaboración y distribución de comidas en fiestas y actos públicos.

    2- Introducir pautas de “Jardinería sostenible”: los jardines pueden ser grandes consumidores de agua y energía, así como grandes generadores de fracción vegetal. Para racionalizar estos consumos se pueden aplicar una serie de buenas prácticas ambientales de diseño y manejo del jardín, conocidas como “Smartgardening”, o, jardinería inteligente o sostenible (fabricar y utilizar “mulching”, utilizar especias menos generadoras de restos vegetales y césped de crecimiento lento, evitar el uso de plantas de temporada, regular la frecuencia de siegas y podas, etc.).

    Aprovechamiento de los excedentes alimentarios:

    Biorresiduos

    Las actividades económicas, principalmente, pero también algunos equipamientos, generan cantidades importantes de excedentes alimentarios con posibilidades de ser reaprovechados por otras vías puesto que todavía se encuentran en condiciones para ser consumidos.

    Se pueden crear y gestionar vías de aprovechamiento de estos excedentes de alimentos en buen estado, que son consumibles pero no comercializables, a partir de iniciativas sociales.

    Una de estas vías son los bancos de alimentos que se basan en aprovechar estos alimentos y distribuirlos (previa recogida en los comercios minoristas, mayoristas, mercados, etc.) entre aquellos que los necesitan a través de entidades de interés social (junto con otras asociaciones colaboradoras) o, a través de comedores sociales.

    Más información:

    Federación Española de Bancos de los Alimentos

No existen resultados con los criterios de búsqueda