Dehesa de Cotillas: entorno

    Situación orográfica y configuración del terreno

    Situada dentro del Sistema Ibérico, la finca está comprendida por las últimas estribaciones de la Sierra de Valdemeca, a su vez de la de Tragacete.

    Con un paisaje de relieve moderado, destaca una vaguada, ancha, que recorre longitudinalmente el predio en la dirección noroeste-sureste, flanqueada en la zona norte y noreste por suaves pendientes y exposición general de solana, y con pendientes acusadas y exposición de umbría en la sur. La zona más llana es denominada “La Muela”, situada en la parte septentrional. Se pueden encontrar también zonas de escasa o nula pendiente con características de paramera.

    Los puntos de mayor altitud son conocidos por los nombres de Cerro de San Cristóbal y Ceja de Juncosillo, de alrededor de 1.300 m, siendo la altitud media 1.250 m. En la zona Oeste-Noroeste, la confluencia de varios torrentes complica en gran medida el relieve.

     

    Posición hidrográfica

    Está surcado por varios barrancos, entre los que destacan el Calderón, el de Caballeros y el del Endrinal; éstos tienen carácter de estacionales, secándose usualmente en su totalidad durante el verano. Las aguas (zona norte, noroeste y oeste) se vierten a los cursos estacionales del arroyo de la Rambla (cabecera del río Huécar); al arroyo de la Rambla Verde vierte el resto de la finca, siendo éste afluente del río Guadazón, que vierte al Gabriel. Estos ríos pertenecen a la cuenca hidrográfica del Júcar. Los cursos de agua que atraviesan la finca se pueden considerar de cabecera, y pese a este carácter, los procesos erosivos no son de importancia.

    Una de las particularidades de esta finca es la existencia de fuentes, como la del Huerto, la del Cubo y la de la Juanlengua, hecho relevante por la escasez de este tipo de recursos en la zona. A consecuencia de estas surgencias, se mantienen un buen número de charcas, muchas de ellas permanentes, que aunque presentan una extensión reducida no se llegan a secar ni en los momentos más duros del estío. También se presentan charcas no alimentadas por aguas subterráneas, a consecuencia de la escorrentía en la zona.

     

    Geología y litología

    Geológicamente pertenece a los periodos Cretáceo y Jurásico de la era Secundaria, es predominantemente calizo, de profundidad variable aflorando en algunos rodales la roca viva, pero sin llegar a formar continuidad.

    Las formaciones que se dan en la finca, se pueden resumir como sigue:

    • En la parte este (de forma puntual y poco extensa) dolomías del Lias inferior, sobre las que se encuentra un estrato de calizas lumaquélicas y finalmente, sobre éstas aparece una pequeña mancha con Margas de Ammonites.
    • Las laderas de orientación sudoeste de la parte norte de la finca corresponden a calizas tableadas oolíticas.
    • Por encima y por debajo de las anteriores, también en la misma ladera, y en el centro y sudeste de la finca aparecen estratos del Malm inferior.
    • En el resto de la finca, constituido fundamentalmente por laderas de orientación noreste encontramos los siguientes pisos correspondientes al Cretácico:
    • Cretácico Inferior: una formación detrítica, constituida por alternancias de conglomerados, areniscas, arcillas, calizas y margas, de colores variados y abigarrados, que le proporcionan un aspecto muy llamativo y característico.
    • Capas de Utrillas (Dentro del Cretácico superior): discordantes y con carácter transgresivo, constituidas por arenas blancas, feldespáticas.
    • Cenomanense (Dentro del Cretácico superior): formación de tipo rítmico, compuesta por una alternancia de arcillas verde grisáceas, frecuentemente arenosas, dolomías y calizas dolomíticas, pardo grisáceas.
    • Dolomías de la Ciudad Encantada (Dentro del Cretácico superior). En la zona, las dolomías se hacen calcáreas y su erosión origina torcas y sumideros.
    • Turonense superior (Dentro del Cretácico superior): Esta formación calcárea aparece sobre la anterior. En su base, existen unos metros de arcillas y calizas más o menos dolomíticas, que pasan progresivamente a calizas dolomíticas bien estratificadas, en bancos gruesos. En estas zonas, los procesos kársticos se desarrollan ampliamente.

     

    Edafología

    En las zonas de litología de componente básica (dolomías, margas, calizas) los suelos mejor representados van desde las rendzinas a los pardos calcimórficos.

    En las cumbres, solanas, y zonas con mucha pendiente, el suelo está muy poco evolucionado y tiene poca profundidad (rendzinas y litosuelos). En las zonas bajas de poca pendiente, los suelos más representativos son las rendzinas empardecidas

    Sobre sustrato silíceo (en general arenas y conglomerados) y pendientes acusadas, aparecen Ranker de pendientes y excepcionalmente (con cubierta potente), suelos pardos. Para el resto de la finca lo habitual serán los suelos pardos y con mucha menos frecuencia en condiciones muy favorables, suelos argilúvicos.

     

    Clima

    Con un clima templado de influencia mediterránea (sequía estival acusada aunque limitada a dos meses), las precipitaciones son bastante elevadas, presentando el régimen de las mismas dos máximos en primavera y de mediados de otoño a principios de invierno, y siendo más importantes estas últimas.

    Las variaciones en el régimen de temperaturas son bastante acusadas, tanto en las diarias como en las estacionales confiriendo un marcado carácter de continentalidad (propio de zonas interiores) aunque no tan patente como en otras zonas relativamente próximas, debido probablemente al efecto moderador que sobre las temperaturas tienen las precipitaciones.

    El periodo libre de heladas se extiende desde finales de mayo a primeros de octubre.

Redes sociales

Accesos Directos

Programa de conservación del lince ibérico
No existen resultados con los criterios de búsqueda