Dehesa de Cotillas: flora y vegetación

    Las especies arbóreas principales presentes en el monte “Dehesa Cotillas” son Pinus nigra, Pinus pinaster, Juniperus thurifera, Quercus ilex rotundifolia, Quercus faginea y Juniperus oxycedrus. La vegetación se distribuye con la siguiente zonificación:

    Pinus nigra, porte - Detalle con acículas y piñas
    • Pinus nigra aparece formando masas casi monoespecíficas en las zonas de umbría, con un sotobosque muy escaso de Juniperus communis y ocasionalmente algunas ericáceas y rosáceasEn las zonas altas, de páramo, y en algunas laderas de solana, los pinares de negral se abren y aparecen pies aislados de sabina (Juniperus thurifera), quejigo (Quercus faginea) y encina (Quercus ilex).
    • En los límites del pinar que lindan con el valle, las masas de pinos se mezclan con pastizales o con zonas de jara (Cistus laurifolius), Genista sp. y ericáceas (E. arborea y Calluna vulgaris), quejigos y encinas (Quercus faginea y Quercus ilex).
    • En el resto de las zonas Pinus pinaster se mezcla con Pinus nigra, intercalándose con las masas de pino negral. El sotobosque de estas formaciones se compone de ericáceas (Erica arborea, Calluna vulgaris) y rosáceas (Rosa sp., Crataegus monogyna, ...), Cistus laurifolius, gayuba (Arctostaphyllos uva-ursi), Genista sp. También aparecen ejemplares arbóreos de Juniperus oxycedrus, aislados entre los pinos y quejigos (Quercus faginea)
    Juniperus oxycedrus, gálbulos y acículas - Porte
    • En las laderas sobre calizas, aparecen formaciones poco densas de Juniperus thurifera, Juniperus oxycedrus, y algunos pies aislados de Pinus nigra. Los arbustos acompañantes son el majuelo (Crataegus monogyna), Rosa, sp., aulaga, enebro, pero suelen ser bastante escasos.
    • En la zona este, las condiciones edáficas son más precarias y se ocupa por Juniperus thurifera y Quercus ilex (en monte bajo). Acompañando estas dos especies, puede aparecer esporádicamente Juniperus oxycedrus y Pinus nigra. El sotobosque se compone de Genista scorpius, Berberis vulgaris, y enebro (Juniperus Communis). Este estrato es algo más denso que el anterior.

     

     

    Juniperus thurifera, porte - Gálbulos, acículas
    • En los lugares más umbríos aparecen los quejigares densos formados por Querques faginea, con presencia de Quercus ilex y Juniperus thurifera. Aparecen también enebros de la miera (Juniperus oxycedrus), Pinus nigra y Pinus pinaster. En las zonas con mayor humedad edáfica, como arroyos, aparecen formaciones de arces (Acer monspessulanum) que en algunas ocasiones pueden ser particularmente densas. El sotobosque lo forman Juniperus communis, labiadas, genistas, papilonáceas, Crataegus monogyna, Rosa canina y Sorbus torminalis.
    • El valle que recorre la parte central de la finca, está ocupado por pastos, con especies como Festuca sp., Poa sp., Bromus sp., Dactylis glomerata, y otras gramíneas y leguminosas. Además se pueden encontrar arbustos como el Berberis australis y pequeñas matas de Juniperus thurifera que no pueden alcanzar porte arbóreo por la alta presión de los herbívoros.
    • Las numerosas charcas (estacionales y permanentes) que se distribuyen por la finca tienen una variada vegetación acuática, que va desde las algas del género Chara y ranúnculos hasta las plantas que viven semisumergidas como carrizo (Phragmites australis), eneas (Typha domingenisis) y junco (Scirpus sp).

     

    Conservación

    La vegetación de la finca se encuentra en buen estado de conservación en general, con la salvedad de plagas puntuales de problemas importantes con la procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa), y con menor frecuencia, ramillos secos en la encina debidos a Coroebus florentinus.

    La gestión adecuada del monte, cerrando ciertas zonas para favorecer la regeneración como se hace en la actualidad es particularmente importante, sobre todo en en algunos puntos donde se daba una mayor presión de herbívoros sobre determinadas especies vegetales, como en las zonas más abiertas, donde la sabina adopta formas típicas de “poda” en función de la altura de pastoreo del ciervo. Aun así, no existen problemas de relevancia en cuanto a la regeneración del arbolado.

    Mediante trabajos de resalveo con eliminación de los residuos generados se está corrigiendo la situación que se daba en algunas zonas, donde la densidad de brotes de cepa de Quercus ilex y Q. faginea hacía impenetrable el monte, no permitiéndose la consecución de monte alto, además de que conformaba una acumulación peligrosa de combustible.

Redes sociales

Accesos Directos

Programa de conservación del lince ibérico
No existen resultados con los criterios de búsqueda