Parque Nacional de Cabañeros

    Encina (Quercus ilex)

    Es un indicador típico del clima mediterráneo, con veranos secos y calurosos y lluvias de otoño a primavera. Sus hojas adultas tienen vellosidades grises en el envés y sus ramas jóvenes también tienen algo de borra gris. Las hojas nuevas son punzantes como protección contra el ganado. Sus frutos, las bellotas, maduran en el primer año. De forma natural formaría densos bosques umbríos, pero es muy común encontrarlo como arbusto. Su madera es dura y compacta. Dentro del Parque Nacional de Cabañeros, los encinares se localizan, de forma general, en el pie de monte de las sierras y en las zonas más secas de las rañas. Frecuentemente se encuentran adehesados. Como primera etapa de sustituciónllevan madroñales o, muy raramente, lentiscares en las situaciones más térmicas. Las siguientes etapas degradativas, más  frecuentes en el territorio, son los jarales - brezales, los jarales y herbazales que constituyen el paisaje característico de las áreas de raña. En zonas con inversiones térmicas, de elevada humedad edáfica o de ombroclima subhúmedo, los encinares se enriquecen con quejigos. Este mosaico encinar - quejigar se localiza fundamentalmente en fondos de valle y laderas de umbría, representando ya situaciones transicionales hacia los alcornocales. El cortejo florístico de los encinares consta de numerosos arbustos, como el madroño, el labiérnago, la madreselva o la cornicabra, así como algunos táxones termófilos, freatófitos como el mirto, y transicionales al termomediterráneo como el lentisco, que ocupa enclaves favorecidos en los piedemontes. El jaguarzo es un buen indicador de estas situaciones.  

No existen resultados con los criterios de búsqueda