• Inicio
  • Red de Parques Nacionales

Investigando y conociendo: Suelos

Investigando y conociendo: Suelos

El cambio climático en Sierra Nevada a partir de escenarios fitocenológicos, especies y comunidades vegetales indicadoras y la evaluación de la actividad biológica de los suelos en el piso crioromediterráneo (ciclos de C y N)

La instalación en la alta montaña de escenarios para la observación, estudio y previsión sobre los efectos del cambio climático, tomando como base la flora y la vegetación, se ha desarrollado en Europa desde los inicios del presente siglo, teniendo en el proyecto GLORIA –acrónimo de la Iniciativa para la Investigación y el Seguimiento Global de los Ambientes Alpinos (Global Observation Research Initiative in Alpine Environments)-, una red mundial para la observación e investigación comparada, a largo plazo, del impacto del cambio climático sobre la biodiversidad de la alta montaña. Gracias a Gloria Europe se instalaron, con una metodología estandarizada desarrollada por los propios investigadores, 18 zonas piloto (target regions) en otras tantas montañas de Europa, incluida Sierra Nevada. Este proyecto permitió instalar una segunda zona piloto en Sierra Nevada para el seguimiento de la flora liquénica y el análisis de la actividad biológica de los suelos. También se estableció un nuevo gran escenario como observatorio: el piso de vegetación crioromediterráneo, que presenta una gran originalidad en su flora y vegetación. En este trabajo se recoge el proceso de instalación y los resultados iniciales de control, junto con las conclusiones para la delimitación del piso crioromediterráneo.


Investigando y conociendo: Suelos

Análisis de la diversidad procariótica asociada a quercíneas (Quercus ilex sp.ballota y Quercus pyrenaica) para la identificación de biomarcadores asociados a la evolución post-incendio y al cambio climático en Sierra Nevada

El cambio climático es un hecho constatado e incuestionable. Además de los procesos de tipo industrial existen factores como los incendios forestales que también contribuyen al calentamiento global, dada la alta emisión de CO2 que se produce. Disminuir la concentración de CO2 atmosférico, evitar su incremento o ayudar a su acumulación en la materia orgánica del suelo, se puede ver beneficiado por un correcto manejo de los bosques. Una rápida revegetación o recuperación de las formaciones autóctonas como son los encinares y robledales (Quercus ilex sp. ballota y Q. pirenaica Wild.) pueden ayudar en este sentido. Los microorganismos del suelo son los responsables del cierre del ciclo biogeoquímico del carbono, contribuyendo además a la fertilidad del suelo y a la promoción del crecimiento vegetal.

Como consecuencia del cambio climático, en la Península Ibérica se producirá una disminución de las precipitaciones y un incremento de las temperaturas, según las previsiones de los paneles de expertos. En esta situación se podría producir una migración altitudinal de los encinares a costa de otras formaciones boscosas como los melojares (Quercus pyrenaica Wild.). Es interesante estudiar esta sucesión de la flora, como indicador del calentamiento global, tanto en el momento actual como en un futuro próximo, ya que nos permitiría ver la adaptación de los sistemas al cambio. Pero además hay que plantearse el estudio de la microbiota asociada a su rizosfera, porque aunque un bosque puede sobrevivir durante decenas de años en una mala situación ambiental, sus microorganismos asociados pueden ser indicadores más sensibles. Así en este trabajo se ha estudiado la diversidad de la microbiota del suelo de un encinar quemado, frente a la de un encinar no quemado y se ha comparado con la diversidad bacteriana que presenta el suelo bajo el robledal. Para tener el máximo de variables, y poder determinar posibles efectos del cambio climático o identificar microorganismos indicadores del mismo, también se ha estudiado el robledal a distintas altitudes.


No existen resultados con los criterios de búsqueda