Madrid a pie, camino seguro al cole

    Proyecto que pretende fomentar la autonomía y la movilidad sostenible entre los más pequeños, mejorar la seguridad ciudadana en el entorno de los centros escolares y la seguridad vial en todos los medios de transporte en la ciudad de Madrid

     

    La iniciativa Madrid a pie: un camino seguro al cole es garantizar a los escolares una ruta segura, a semejanza de los países del norte de Europa, donde funciona desde hace décadas.

    Además de fomentar la actividad física de los escolares y su independencia, el Gobierno de la Ciudad de Madrid quiere promover un modelo de movilidad que reduzca el uso del vehículo privado para los desplazamientos al colegio. El programa repercute positivamente en el tráfico al reducir la congestión circulatoria y, por tanto, las emisiones de gases contaminantes en los alrededores de los centros.

    Participación de los más pequeños

    En el proyecto están implicadas varias áreas de gobierno municipales y su éxito radica en la participación ciudadana, especialmente de los más pequeños.

    Para conseguir un camino escolar seguro y de convivencia se requiere intervenir en tres ámbitos: el centro escolar, el barrio y los servicios municipales. La coordinación y colaboración entre todos los actores implicados, a los que se suman los servicios municipales, es fundamental en todo el proceso.

    Mapa de movilidad

    La elaboración de un mapa de movilidad a pie es uno de los instrumentos más eficaces para impulsar el Camino Escolar Seguro. En el mapa se fija, además de la ubicación del colegio (destino de todos los escolares), el punto de origen (domicilio) de cada uno de los niños. A partir de ahí, aquellos tramos que son recorridos por, al menos, el 5% de los alumnos se consideran caminos escolares. Y es en esos tramos en los que se aplica el programa.

    Entre las medidas que incluye el Camino Escolar Seguro figuran:

    • La mejora de las aceras y la señalización o el templado del tráfico (seguridad vial)
    • Vigilancia preventiva de las rutas o programas de inspecciones, y de transporte, como el acondicionamiento de las paradas (seguridad ciudadana)
    • Regeneración urbana, como la adecuación del mobiliario urbano o la limpieza de los recorridos establecidos (movilidad sostenible).

    Por su parte, la comunidad educativa estudia medidas como la reorganización de las entradas y salidas de los centros escolares, la promoción de experiencias de coche compartido o la organización de pedibuses, es decir, grupos de niños que se desplazan a pie bajo la supervisión de un adulto.

    Información:

    Acceso a la web del programa

No existen resultados con los criterios de búsqueda