Contaminación acústica marina

    Contaminación acústica marina

    En aguas españolas hay citadas hasta 31 especies de cetáceos, todas ellas incluidas en el Anexo V “Especies animales y vegetales de interés comunitario que requieren protección estricta” de la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y la Biodiversidad. La sobreexplotación de los recursos pesqueros, las capturas accidentales y directas debido a interacciones con artes de pesca, la perdida de hábitat y la contaminación han sido tradicionalmente los problemas de conservación identificados como causa de regresión. En las últimas décadas el conocimiento sobre la biología y ecología de estos animales, y los avances de instrumental científico han permitido señalar la contaminación acústica como uno de los problemas emergentes más importantes, junto con las basuras marinas.

    En el caso de los cetáceos, el ruido submarino tiene distintos tipos de efectos, puede producir daños directos a tejidos y sistemas corporales, a las estructuras auditivas, acompañados de desorientación y también daños a tejidos vitales del cuerpo debido a aeroembolismos. Por otro lado existen también daños indirectos como la interrupción en la comunicación acústica entre ejemplares, afección a la capacidad de detección de predadores u otros peligros (aumenta el riesgo de colisión con buques o la captura accidental en artes de pesca), alteraciones en los patrones de buceo y natación e incremento en la tasa de respiración (reduce el éxito en la captura de presas y aumenta el gasto energético) y la perdida de la calidad del hábitat y por consiguiente la elección de presas y hábitats marginales.

    Documento Técnico sobre impactos y mitigación de la contaminación acústica marina 

    • El caso de la exploración mediante sísmica marina: Según la normativa de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos, la exploración mediante sísmica marina está incluida entre los proyectos sometidos a la evaluación ambiental simplificada (Anexo II de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental).

    Informe Prospecciones Sísmicas Marinas: Acuerdo de medidas de mitigación del efecto en los cetáceos de aguas españolas e identificación de áreas sensibles  

    El ruido submarino en las estrategias marinas

    La Ley 41/2010, de 29 de diciembre, de protección del medio marino, que traspone la Directiva 2008/56/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 17 de junio de 2008 por la que se establece un marco de acción comunitaria para la política del medio marino (Directiva Marco sobre la Estrategia Marina) incluye el ruido submarino entre los 11 descriptores del buen estado ambiental del medio marino. Lo anterior supone que la introducción de ruido submarino en cada demarcación marina debe situarse en niveles que no afecten de manera adversa al medio marino, en relación a:

    • La distribución temporal y espacial de los ruidos impulsivos de baja y media frecuencia
    • La evolución del nivel de ruido continuo de baja frecuencia

    Las Estrategias Marinas españolas incluyen una evaluación inicial del medio marino, la definición del Buen Estado Ambiental y establecimiento de objetivos ambientales para su consecución, el diseño y puesta en marcha de programas de seguimiento y por último (en desarrollo) un programa de medidas que permita el cumplimiento de los objetivos ambientales establecidos para cada demarcación marina.

     

No existen resultados con los criterios de búsqueda