Biorresiduos

    ¿Cómo se recogen?

    Biorresiduos

    La recogida separada de la FO debe efectuarse de forma integrada (no aditiva) al conjunto de recogidas de residuos de competencia municipal. No se trata de añadir una fracción (un contenedor) más a recoger. La incorporación de la recogida separada de la FO debe permitir replantear la optimización de la recogida de las otras fracciones, y de una forma especial la gestión de la fracción resto. La experiencia demuestra que una implantación adecuada de la recogida separada de esta fracción contribuye, por lo general, al incremento del conjunto de otras recogidas separadas (BCNecologia y ARC, 2006) y, por tanto a la disminución de la generación de la fracción resto.  

    Se recomienda, siempre que sea posible, disociar la gestión la fracción vegetal de la FO, ya que las pautas de generación y tratamiento de unos y otros suelen ser distintas.

    • Residuos vegetales de pequeñas dimensiones similares a la FORS: se pueden autogestionar mediante compostaje doméstico cuando sea factible.
    Biorresiduos
    • Residuos de mayor tamaño o Poda: se pueden destinar a los puntos limpios que estén acondicionados para su recepción, trituración y expedición hacia plantas de compostaje, someterlos a un triturado previo “in situ” para facilitar y economizar su transporte posterior hacia otras instalaciones, o bien, se pueden utilizar directamente como acolchado vegetal (“mulching”).

    Es la fracción que requiere una mayor frecuencia de recogida, ya que es difícil mantenerla en los domicilios o en las calles más de 3-4 días, sobre todo debido al clima durante el verano. Algunos municipios modulan la frecuencia de la recogida de la FORS a lo largo del año, aumentando la frecuencia de recogida desde mediados de mayo hasta mediados de septiembre. Las frecuencias de recogida más utilizadas por los municipios, en función del sistema de recogida, son:

    Con contenedor Puerta a Puerta
    3-7 veces / semana 3-4 veces / semana

    Las actividades comerciales, según el sistema de recogida comercial desarrollado (ver apartado Sistemas de recogida), pueden disponer de sus propios contenedores y, si son adecuados sistemas segregados, también de frecuencias adaptadas a su generación.

    Para evitar la aportación de residuos no solicitados en los contenedores de FORS es especialmente importante el dimensionado correcto de las bocas y tapas. Algunos mecanismos son: tapa cerrada con orificio o sobre-tapa a medida para las bolsas de FORS, tapa con llave para residuos comerciales, etc.

    Biorresiduos

    Se debe tener en cuenta, como criterio general, no colocar a una distancia más lejana las fracciones separadas, especialmente la orgánica, en relación a la fracción resto (residuos mezclados) para no penalizar la participación en dichas recogidas.

    Tratándose de un material de alta densidad y baja compactabilidad, se desprende la necesidad de ser recogido mediante vehículos no compactadores, estancos y de menor capacidad, lo cual puede suponer un ahorro económico sustancial.

    Las necesidades de frecuencias de recogida de la FORS hacen que el consumo pueda ser relevante. Este se puede minimizar utilizando, cuando sea conveniente, camiones biocompartimentados, aplicando circuitos compartidos con las recogidas comerciales (aunque los establecimientos dispongan de sus contenedores individuales), optimizando las rutas y las frecuencias en función de las necesidades reales de cada zona. En cualquier caso, si la participación en el servicio es elevada el consumo final por tonelada recogida puede ser uno de los más eficientes en relación al resto de fracciones.

No existen resultados con los criterios de búsqueda