Biorresiduos

    ¿Qué aplicaciones tienen los materiales obtenidos?

    El compost es el material resultante de la descomposición aerobia de la materia orgánica recogida separadamente mediante el proceso de compostaje. Es un material orgánico, higienizado y estable, de color oscuro y olor a tierra, libre de patógenos, semillas, malas hierbas y impropios (trozos de vidrio plásticos, etc.) y no atrae insectos o vectores como hierbas, que puede resultar beneficioso para el suelo y/o el desarrollo de las plantas.

    Biorresiduos

    Como enmienda orgánica aporta muchos importantes beneficios al suelo:

    • Aportación de materia orgánica, biofertilidad, mejora de la estructura y la retención hídrica, etc.
    • Retención de carbono en el suelo, por tanto, incrementa el potencial del suelo como sumidero de carbono. La incorporación continuada de materia orgánica en el suelo, comporta que el nivel de carbono orgánico se estabilice en niveles superiores en relación al existente al inicio de las aplicaciones.
    • Disminución de la erosión y degradación del suelo, contribución a evitar o revertir los procesos de desertificación.
    • Sustitución de fertilizantes químicos y/u otras enmiendas orgánicas que conlleva beneficios ambientales por ahorro energético y de emisiones, así como económicos.

    Las características físicas, químicas y biológicas del compost permiten que este material se pueda utilizar en distintos ámbitos y actividades obteniendo resultados muy positivos:

    • Como abono natural en agricultura extensiva y ecológica (cereales, huerta, fruticultura, vid, etc.).
    • Como fertilizante en labores de jardinería, tanto pública como privada, y en la formulación de sustratos.
    • Como elemento para restaurar suelos degradados en proyectos de obra pública (clausura de vertederos, regeneración de taludes, etc.) o en la restauración de actividades extractivas.

    Los usos del compost quedan regulados por el Real Decreto 824/2005, de 8 de julio, sobre productos fertilizantes que tiene por objeto establecer la normativa básica en materia de productos fertilizantes y los procedimientos necesarios de coordinación con las comunidades autónomas. 

    Para los abonos derivados de materia orgánica biodegradable (grupo 2 del RD), además de la necesidad inscribirse en el Registro de productos de fertilizantes, se regula el origen, composición, trazabilidad y ausencia de efectos nocivos. Y establece tres calidades diferenciadas (A, B, C) según sus posibles usos, en función del contenido de metales pesados, limitando los productos de la clase C en aplicaciones sobre suelos agrícolas en dosis superiores a cinco toneladas de materia seca por ha. y año.

    En la actualidad, a nivel comunitario se está estudiando la aplicación del criterio fin de la condición de residuo al compost/digestato. Dicho estudio contempla qué criterios se deberán cumplir para asegurar que el compost obtenido pueda ser considerado producto y no residuo.

     

     

No existen resultados con los criterios de búsqueda