Dehesa de San Juan: uso público

    Víbora hocicuda (Vipera latastei)

    Comunicaciones

    La finca sólo cuenta con un carril en tierra que parte desde la carretera conocida de la Fuente del Duque hasta el Cortijo de la Hortichuela. Un ramal del mismo continua hasta las canteras de San Juan (1.100 metros).

    Existe una red de senderos que comunican distintos enclaves, construcciones y antiguas minas existentes en las finca. Destaca la conocida "Vereda de la Estrella", que bordeando, primero el río Genil y, el Real después, accede, desde la "Vegueta del Caracol" hasta "Cueva Secreta". Este recorrido es probablemente el sendero excursionista más frecuentado y conocido del Parque Nacional.

    Dos Vías Pecuarias atraviesan la finca. La conocida como Vereda de San Juan, accede a la finca a cota 1.450, en la zona del Barranco del Rinconcillo, ascendiendo, en dirección N-E hasta cota 2.050, donde confluye con la Cañada Real denominada Camino de los Neveros o del Collado de La Sabinilla. Esta vía pecuaria atraviesa la finca en dirección E-O, pasando por el Cortijo del Hornillo y el de la Probadora.

    Estas dos vías mantienen aún uso ganadero permitiendo el movimiento de rebaños de cabras y ovejas hacia pastizales de altura, fundamentalmente en primavera y verano.

    Edificaciones e infraestructuras

    Existen cuatro núcleos de construcciones que tienen o han tenido uso hasta fechas recientes:

    • Cortijo de la Hortichuela
    • Cortijo de Cabañas viejas
    • Cortijo del Hornillo
    • Refugio de pescadores río Genil

    Existe otro conjunto de construcciones en estado de ruina, de las que apenas quedan algunos muros de piedra en pie: Cortijo de Hazas Mesas, Cortijo del Hoyo, Cortijo Las Pozas, Cortijo La Mata, Cortijo Cueva Secreta, Cortijo de la Estrella, Cortijo La Probadora y Cortijo La Justicia.

    Acequias

    Dentro de la finca existe una red de acequias tradicionales (se han contabilizado hasta 9), realizadas en piedra y tierra, que constituyen en sí mismas un singular patrimonio histórico y natural.

    Se utilizaban para abastecer los diferentes cortijos y para el riego de prados y montañas. Sin duda constituyen aún el sustento hídrico de una buena parte de las formaciones boscosas de la finca.

     

Redes sociales

Accesos Directos

Programa de conservación del lince ibérico
No existen resultados con los criterios de búsqueda