Caldera de Taburiente: Itinerarios

Mar de nubes dentro de la Caldera de Taburiente. J.S.Socorro

    Cumbrecita - Roque de los Cuervos - Pico Bejenado

    Ruta11 Cumbrecita - Roque de los Cuervos - Pico Bejenado

    Características técnicas.

    - Cota de partida: 1300 m.

    - Cota de llegada: 1854 m.

    - Ascensión acumulada: 604 m.

    - Descenso acumulado: 60 m.

    - Longitud: 4 Km.

    - Duración aproximada: 2 horas (solo ascenso).

    - Dificultad: Media.

     

    No realice este sendero si sufre vértigo o tiene sobrepeso. Aconsejado para caminantes resistentes.

     

    Recomendaciones.

    - Lleve ropa y calzado adecuado para caminar.

    - Evite la excursión en días de calima y fuerte viento, pues podría quedar atrapado en caso de producirse un incendio forestal.

    - No se salga del sendero. Por las tardes son frecuentes las nieblas.

    - No camine solo.

    - Lleve agua y comida suficiente.

    - Evite arrojar piedras ladera abajo puesto que en la parte inferior transcurre otro sendero (Mirador de La Cumbrecita-Mirador de Las Chozas).

     

    Teléfono de contacto

    • CECOPIN (24 horas): 922 43 76 50 - 922 42 92 42

     

    El sendero comienza al sur del mirador de la Cumbrecita, nada más empezar la pista forestal que va hacia el Mirador del Lomo de las Chozas. Asciende al principio, por la cara norte de la falda del Roque de los Cuervos en la vertiente de La Caldera, en cinco zigzag, por un pinar claro con sotobosque de amagante, hasta llegar a una colada de lava del tipo "aa" de unos 5m de espesor, que se sortea por una escalera de piedra. Después el sendero pasa a la vertiente del valle del Riachuelo, atraviesa una línea de defensa en prevención de incendios forestales.

    Las vistas empiezan a ser magníficas al llegar al cortafuego. El aparcamiento - mirador de partida se ve cada vez más pequeño, los Roques de la Cumbrecita al norte enmarcados por los acantilados de la Punta de los Roques. Al este Las Laderas, paredones con barrancos poco definidos salvo en las partes altas, donde destaca el Roque de la Perra y los pitones que como replica aparecen bajo sus pies. Si seguimos la mirada al sureste, veremos Cumbre Nueva con sus frecuentes cascadas de nubes y el inicio de Cumbre Vieja.

    Debajo de Las Laderas, las pendientes se amortiguan permitiendo la presencia de un pinar denso, de pinos todavía no muy viejos, muestra de usos agrícolas y pastoriles hasta no hace mucho. Una sección del valle del Riachuelo tiene un perfil en U asimétrico (nuestra ladera alcanza menos cota que la de enfrente), En nuestro lado del valle sale por la parte baja la protuberancia del Roque Grande, que termina al pie de la pista de acceso a La Cumbrecita en un paredón. Al oeste como no La Caldera que empequeñece al Riachuelo con su exagerada dimensión.

    Este sendero se abrió en 2006, aprovechando parte de un cortafuego preexistente, y los pequeños caminos de pastores y cazadores del pasado. Se suavizaron sus pendientes donde se podía, y se colocaron algunos escalones, de piedra o de madera de pino canario rica en resina, donde no era factible alargar el sendero, para evitar resbalones y caídas. Se decidió mantener los pinos caídos en los diferentes vendavales de 2005 y 2006, así que es probable que pase bajo ellos, si el tiempo no los ha descompuesto.

    En los paredones al este de los Roques de la Cumbrecita, después de estar ausente muchos años, se ha visto nidificar al halcón tagarote (Falco pelegrinoides) desde el 2004. Con un poco de suerte, podrá ver alguno volando por la zona.

    A medida que ascendemos, giraremos de nuevo a la vertiente de la Caldera en la falda norte del Roque de los Cuervos. En la divisoria ya podemos tener una mejor vista del interior del Parque y de la grandiosidad de la depresión calderiforme.

    A partir de este punto, el sendero entra en un ambiente umbrío la mayor parte del año por las mañanas. Atraviesa una zona entre dos acantilados. El paso más escarpado se salvó bajando un poco la traza y construyendo una pared exterior que evita la sensación de vacío.

    Más adelante en una formación de piroclastos amarillos recubiertos de musgo el sendero se abrió a base de percutores, por su dureza, al contrario que en el resto del sendero, donde el material se desmorona En el recodo donde empieza de nuevo la subida hacia el roque de los Cuervos hay un nuevo mirador natural hacia el Bejenado.

    Junto al sendero encontramos varias parcelas de experimentación de flora, cuyas vallas nos pueden ayudar para subir el último repecho (antes de llegar al Roque de los Cuervos). Las hay de dos tipos. Las primeras son para conocer el efecto de los herbívoros introducidos sobre un conjunto de especies de árboles y arbustos que se encuentran en la actualidad de forma escasa en el sotobosque del pinar y a veces se las puede observar en acantilados, y también, para conocer el hábitat potencial de las mismas. Para ello se han sembrado las especies de árboles y arbustos en 41

    localidades, que varían en altitud entre los 400 y los 1500m., dispuestas en 4 orientaciones diferentes, sobre recintos que tienen vallados protectores de diferente tamaño y una testigo sin protección. Las primeras siembras se realizaron en 2005. Las segundas son para conocer el tiempo de recolonización que necesitan algunas especies que viven en los acantilados para instalarse en las zonas de pie de risco, si se les quita la presión de los herbívoros. Estas se construyeron en 2006.

    A lo largo del recorrido pasamos desde su inicio hasta el final por un bosque típico de pinar con un sotobosque escaso, principalmente amagantes y corazoncillos, a no ser aquellas zonas que se encuentran en la umbría, donde se pueden ver mayor variedad de especies. Cuando pasamos cerca de los grandes paredones de roca viva, podemos apreciar las especies rupícolas como son los bejeques (Aeonium), cinco uñas, lechugones, otras refugiadas como gacias, tagasastes vinagreras, cedro canario y algunas plantas raras como la garbancera.

    Al llegar a la cresta se encuentra un cruce de senderos. Nuestro destino esta a la derecha (oeste). A la izquierda se sube al roque de los Cuervos propiamente dicho y se continúa bajando hacia la salida de la pista de Valencia por la divisoria con el valle del Riachuelo y un tramo de la pista de Ferrer (ver descripción sendero pista de Valencia- Bejenado)

    La senda hasta El Rodeo discurre por el borde o muy próxima al mismo, con amplias vistas panorámicas y algunas manifestaciones de lavas cordadas. Para el resto de la ruta ver sendero pista de Valencia - Bejenado.

No existen resultados con los criterios de búsqueda