Introducción

    Imagen de Pelagia noctiluca - EUO @ Oceana Juan Cuetos

    Las medusas se encuentran entre los organismos vivos más primitivos. Pertenecientes al grupo de los cnidarios, son animales invertebrados cuyo cuerpo es casi en su totalidad agua -alrededor del 95%-; su característica más destacada es el desarrollo de unas células urticantes denominadas cnidocitos, distribuidas por la superficie del cuerpo, que le sirven como defensa y para la captura de presas. Estos organismos de vida libre tienen la parte superior en forma de campana o sombrilla y tentáculos en la parte inferior, aunque determinadas especies desarrollan otra estructura de vida sésil y forma cilíndrica denominada pólipo. La fase medusa se encuentra presente mayoritariamente de julio a noviembre. Aunque poseen una ligera capacidad de movimiento, son incapaces de vencer la fuerza de las corrientes y vientos y van a la deriva, desplazadas por las corrientes marinas, que las arrastran hasta la costa en numerosas ocasiones.

    Aunque resulta totalmente normal la presencia de medusas en el mar a lo largo del año, ya sea en litoral o en mar abierto, en los últimos años parece haberse visto incrementada su presencia, principalmente en la época estival, provocando una alarma social debido a las molestias que pueden causar a los usuarios del medio marino. Sin embargo, hay que destacar que las medusas siempre estarán presentes en el medio marino, que es su entorno natural y del que además forman parte de procesos biológicos esenciales para el buen funcionamiento de los ecosistemas marinos.

     

     

No existen resultados con los criterios de búsqueda