Cooperación Internacional

En esta página

Introducción

El cambio climático constituye un problema global y sus impactos se hacen sentir en todos los países aunque con carácter general son los países en desarrollo quienes cuentan con menor capacidad de adaptación y, en consecuencia, quienes sufren en mayor medida sus consecuencias. 

Este fenómeno no conoce los límites geográficos, sino que alcanza una dimensión que se proyecta en el ámbito nacional, internacional y global, de ahí que instituciones multilaterales, en especial Naciones Unidas, jueguen un papel central para asegurar que se ponen en marcha las medidas necesarias para hacerle frente. En este contexto, la respuesta multilateral se materializó en el año 1992 con la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), en 1997 con el Protocolo de Kioto, y ha ido evolucionando hasta la adopción en 2015 del Acuerdo de París, en donde por primera vez se establece una hoja de ruta hacia un nuevo modelo de desarrollo con la participación de todos los países.

En este proceso internacional el apoyo financiero, técnico y de capacitación a países en desarrollo siempre ha sido un tema clave para facilitar los esfuerzos en la lucha contra el cambio climático. Así, tanto la CMNUCC, como el Protocolo de Kioto o el Acuerdo de París reflejan la importancia de este asunto, y han establecido instrumentos específicos para canalizar este apoyo (i.e. Fondo para el Medio Ambiente Mundial, Fondo de Adaptación, Centro y Red de Tecnologías para el Clima, Fondo Verde para el Clima) y promovido el establecimiento de compromisos financieros.

Adicionalmente, en el caso concreto del Acuerdo de París, entre sus objetivos, junto con los de reducción emisiones y mejora de la capacidad de adaptación, se incluye que los flujos financieros tienen que ser coherentes con la transición hacia un modelo bajo en carbono y resiliente al cambio climático.

Por tanto, es importante que los diferentes instrumentos y programas de cooperación internacional con países en desarrollo tengan presente la coherencia de los flujos financieros con este Acuerdo y, además, las prioridades de los países en materia de cambio climático reflejadas en sus Contribuciones Nacionales Determinadas al Acuerdo de París (NDC, en sus siglas en inglés). 

Para más información sobre el proceso internacional de lucha contra el cambio climático pinche aquí.

El cambio climático en los diferentes instrumentos y organismos de cooperación internacional de España con países en desarrollo

La política española en materia de cooperación al desarrollo se enmarca en los llamados "Planes Directores de la Cooperación Española”. El Plan vigente en la actualidad es el V Plan Director de la Cooperación Española (2018-2021) que incluye la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre cambio climático como elementos clave sobre los que orientar las actuaciones de la Cooperación Española en los próximos años.

Los principales organismos públicos que llevan a cabo operaciones o contribuciones de cooperación al desarrollo en España son: la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, el Ministerio de Economía y otros Ministerios sectoriales. Asimismo, desde las comunidades autónomas y las entidades locales se llevan también a cabo acciones de cooperación al desarrollo.

La AECID cuenta además con planes y programas específicos de cambio climático, destacándose entre otros el “Plan de Actuación Sectorial de Medio Ambiente y Cambio Climático” o el “Programa regional de cooperación con América Latina y el Caribe sobre cambio climático, Programa ARAUCLIMA”.

Por otro lado, existen otros actores e instrumentos que juegan un papel importante a la hora financiar proyectos en países en desarrollo con incidencia en la lucha contra el cambio climático como son: el Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM); la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (COFIDES); la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (CESCE); y el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Cooperación con Iberoamérica: la Red Iberoamericana de Oficinas de Cambio Climático (RIOCC)

La RIOCC, creada en el año 2004, tiene como objetivo establecer un instrumento de diálogo permanente entre todos los países que facilite el intercambio de experiencias y la identificación de prioridades de actuación en materia de cambio climático.

La RIOCC trabaja bajo la tutela de los Ministros Iberoamericanos de Medio Ambiente, a quienes reportan sus conclusiones. Pertenecen a la RIOCC oficinas de cambio climático de veintidós países: Andorra Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Portugal, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. Los puntos focales y coordinadores de la red son los Directores/as de las Unidades/Oficinas de cambio climático.

La Oficina Española de Cambio Climático actúa como Secretariado de la Red y coordinando y apoyando la gran mayoría de actividades. La Red se reúne formalmente una vez al año y, también, a nivel ministerial en los márgenes de las Cumbres de cambio climático y lleva a cabo numerosos talleres de capacitación así como estudios y proyectos regionales. Para más información pinche aquí.

Memorandos de Entendimiento con diversos países para la cooperación en materia de cambio climático

Los Memorandos de Entendimiento (MoU) entre España y diversos países son iniciativas bilaterales, a través de las cuales se facilita y formaliza la cooperación en temas de cambio climático. El principal objetivo de estos MoU es reforzar la colaboración y cooperación entre países en aquellas áreas que se consideren prioritarias desde cuestiones relacionadas con la mitigación, la adaptación al cambio climático, el desarrollo y transferencia de tecnologías o la capacitación.

A continuación se incluyen los MoU vigentes firmados con otros países en materia de cambio climático:

No existen resultados con los criterios de búsqueda