La cocina sostenible: siete trucos para comprar y cocinar

    Verduras

    Febrero 2018

    El blog Gente y Hogares Sostenibles, de la Fundación Vida Sostenible, recomienda tener en cuenta las siguientes pautas para cocinar y consumir de forma sostenible:

    Ve al mercado con una buena lupa

    La necesitarás para leer las etiquetas, la letra pequeña de la comida, con dos criterios básicos: rechazar los productos con un número exagerado de ingredientes y aquellos con ingredientes que no se pueden identificar.

    Consume más vegetales y menos productos animales

    La cocina sostenible no rechaza ningún alimento, y propone una mezcla de la máxima variedad posible. Propone comer más vegetales y menos productos ganaderos, reduciendo así la huella ecológica global de nuestra alimentación.

    Prefiere la comida cercana, limpia y bien criada

    Algunas elecciones de la cocina sostenible son los alimentos de producción local o regional, (con alguna indicación sobre su origen concreto, mejor todavía), los cultivados sin uso de pesticidas tóxicos, o de fertilizantes químicos en exceso (las etiquetas ecológicas son de gran ayuda para distinguirlos), o sin usar materias primas de origen espurio (como algunos piensos para vacas).

    Suma la cocina de la abuela con las recetas exóticas

    En el caso de nuestro país, la cocina sostenible está basada en las cocinas tradicionales de cada región o comarca, sin desdeñar los hallazgos de la cocina mediterránea, universo culinario en el que se supone que se engloban las cocinas de la península Ibérica. También es muy importante la aportación de otros mundos más alejados, como la cocina japonesa, china o mexicana.

    Cocina con simplicidad y eficiencia

    Usa técnicas de cocina accesibles a todo el mundo, que no requieren utillaje complicado ni específico, y teniendo siempre en cuenta el no derrochar recursos vitales como la energía y el agua.

    Compra menos prefritos, precortados o precocinados

    Comprar menos alimentos procesados (y por lo tanto más caros) nos permitirá dedicar el dinero sobrante a mejorar la calidad de nuestra dieta, incluyendo productos con denominación de origen o ecológicos.

    Piensa en el después

    Una parte importante del estilo de cocina sostenible es reducir al mínimo los desperdicios, no tirar comida y organizar el “desechaje” de los restos de comida producidos. No todos podemos tener un compostador y un huerto donde echar el abono producido, pero sí poner en práctica soluciones imaginativas para los residuos de nuestra cocina.

    Fuente:  Gente y Hogares Sostenibles

Accesos directos

Día Mundial de la Educación Ambiental. Recursos imprescindibles
Acceso directo a Centro de Documentación [Foto: Ojo lince ibérico - J.M. Pérez de Ayala]
Mariposa isabelina [A. Moreno Rodríguez]
Acceso directo a recursos
Acceso directo a mini-portales temáticos del CENEAM
No existen resultados con los criterios de búsqueda