Los retos del programa "Hogares Verdes"

    En una primera fase, se propone a los participantes un sencillo y a la vez ambicioso reto colectivo:

    • Reducir las emisiones domésticas de CO2 en un 10% en el plazo de dos años ([1]).
    • Disminuir entre un 6 y un 10% el consumo doméstico de agua.
    (1) Este objetivo coincide con el establecido para el conjunto de las emisiones difusas españolas para el periodo 2005-2020

     

    El consumo global de agua y energía de los hogares españoles es muy significativo. Concretamente, los ciudadanos somos responsables del 30% del consumo de energía y del 10% del agua total de nuestro país. Estos datos dibujan un escenario perfecto para impulsar cambios que permitan un uso más sostenible y solidario de los recursos colectivos. Cambios que tendrán dos consecuencias muy positivas: para nuestro bolsillo, con un ahorro en la factura familiar, y para el patrimonio común, con un ahorro de recursos que se traduce en un ambiente más saludable.

    En la segunda fase, a los participantes de ediciones anteriores se les propone continuar con un nuevo reto:

    • Sustituir de forma habitual al menos cinco productos de alimentación básicos por otros procedentes de agricultura o ganadería ecológica o comercio justo.
    • Eliminar de la lista de la compra al menos dos productos nocivos para el medio ambiente o la salud.
    • Eliminar al menos dos productos superfluos.
    • Incorporar o reforzar nuevos criterios para elegir los elementos de nuestra cesta de la compra: priorizar productos locales, evitar productos sobreempaquetados...

    Los principales objetivos de esta segunda fase del programa son: que las familias participantes se hagan más conscientes de los efectos de sus decisiones de consumo; aprendan a planificar lo que realmente necesitan; eliminen progresivamente los productos superfluos y nocivos para el medio ambiente o la propia salud; y opten cada vez más por aquellos productos más saludables y éticos.

    En la tercera fase, como objetivo final se plantea:

    • Mantener los hábitos de consumo responsable adquiridos en las fases anteriores.
    • Analizar la evolución de los consumos de agua y energía en el hogar durante estos años.

    Con estos objetivos se pretende que las familias incorporen e interioricen en su vida cotidiana las actitudes y hábitos de consumo trabajados a lo largo del programa.

No existen resultados con los criterios de búsqueda