Papel de España en relación con el mercurio. Centro Tecnológico del Mercurio

En esta página

  1. Antecedentes
  2. Centro Tecnológico del Mercurio

    Antecedentes

    Cinabrio

    El mercurio está ligado a España desde la antigüedad, estando documentada ya en la época romana (siglo IV a. C.) la explotación de la mina de cinabrio de Almadén (Ciudad Real), que constituye la mayor reserva mundial de mercurio. Hasta hace unos años, España fue el principal productor de mercurio a nivel mundial.

    Debido a los problemas de salud y medioambientales que genera el mercurio, la evolución de la sensibilidad social y los primeros intentos de desarrollar normativa al respecto (Estrategia Comunitaria sobre el Mercurio, Reglamento (CE) 1102/2008 sobre prohibición de exportación de mercurio metálico y ciertos compuestos y mezclas de mercurio, negociaciones intergubernamentales para el Convenio de Minamata), la extracción de cinabrio en Almadén cesó en el año 2001, la actividad metalúrgica en 2003, y la actividad de comercialización de mercurio remanente de Almadén acabó definitivamente antes del 15 de marzo de 2011, de acuerdo con el Reglamento 1102/2008. Ello ha supuesto un esfuerzo notable, y un gran impacto socioeconómico sobre la región.

    Al cierre de las instalaciones minero-metalúrgicas en Almadén, se plantearon actuaciones de restauración de la escombrera del Cerco de San Teodoro, y de vigilancia ambiental de los efectos de la actividad productiva relacionada con el mercurio sobre el entorno.

    Con el fin de preservar el extenso patrimonio minero e industrial generado después de más de dos milenios de explotación, la compañía Minas de Almadén y Arrayanes S.A. (MAYASA), operador estatal de la mina de Almadén, perteneciente a SEPI, realizó la transformación de las instalaciones minero-metalúrgicas en el Parque Minero de Almadén. Las minas de Almadén, junto con las de Idria, en Eslovenia, se encuentran en las listas de Patrimonio Mundial de la UNESCO con el nombre de “Patrimonio del Mercurio. Almadén e Idria”.

    Por todo ello, España tiene un conocimiento y experiencia únicos en relación con el mercurio, y ha tenido un papel relevante en las negociaciones intergubernamentales del Convenio de Minamata sobre el Mercurio, el cual ha firmado. España participa activamente en los procesos que se están llevando a cabo a nivel mundial para identificar las mejores técnicas para la gestión segura del mercurio. Desde 2011, España es país líder, junto con Uruguay, del Área de “Suministro y Almacenamiento de Mercurio” de la Asociación Mundial del Mercurio del PNUMA.

    • Publicación: "Buscando soluciones para la gestión medioambiental responsable del mercurio"

    Centro Tecnológico del Mercurio

    Logo del Centro Tecnológico del Mercurio

    Partiendo del conocimiento y experiencia de España en relación con el mercurio, y de acuerdo con el compromiso adquirido internacionalmente de proteger la salud humana y el medio ambiente frente a las emisiones y liberaciones antropogénicas de mercurio, este Ministerio, la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, y la compañía MAYASA, firmaron en 2009 un acuerdo para la creación de un Centro Tecnológico del Mercurio (CTM) en Almadén, Ciudad Real, cuyo objetivo es el desarrollo tecnológico para una gestión integral del mercurio y otros metales pesados, la formación de expertos, la transferencia de tecnología, y la cooperación y difusión internacional de tecnologías y conocimientos sobre el mercurio.

    Los desarrollos tecnológicos del CTM se apoyan en trabajos de investigación en los que han colaborado el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (CIEMAT), y están dirigidos a la gestión segura y ambientalmente racional del mercurio, ofreciendo soluciones de gestión efectivas, ambientalmente seguras y económicamente viables a muchos sectores industriales que sufren esta problemática, a escala mundial.

    Cabe destacar su participación en el proyecto MERSADE (MERcury SAfety DEposit), desarrollado por MAYASA en cooperación con la Universidad de Castilla-La Mancha y el Centro Nacional de Investigaciones Metalúrgicas (CENIM) del CSIC, y cofinanciado por MAYASA y la Comisión Europea mediante fondos del programa LIFE (proyecto LIFE06 ENV/ES/PREP/03). El proyecto surge para dar solución al problema planteado por los excedentes de mercurio en la Unión Europea tras la entrada en vigor del Reglamento (CE) 1102/2008, de prohibición de exportación de mercurio metálico y ciertos compuestos y mezclas de mercurio y almacenamiento seguro de mercurio metálico.

    Foto de prototipo de MERSADE

    Uno de los objetivos del proyecto era el desarrollo de un depósito seguro y estable para el almacenamiento temporal de mercurio metálico durante un periodo de, al menos, 50 años. El prototipo, construido en las instalaciones del almacén de mercurio de Las Cuevas, en Almadén, tiene una capacidad de 50 toneladas y reúne los requisitos más exigentes de seguridad.

    Foto de producto final estabilizado

    Otro de los objetivos del proyecto era obtener una tecnología de estabilización y solidificación de mercurio y residuos de mercurio, para su eliminación definitiva. MAYASA-CTM tiene los derechos de explotación de la patente "Procedimiento de estabilización de mercurio líquido mediante cemento polimérico de azufre, vía sulfuro de mercurio", desarrollada por el CENIM.

    Se trata de una tecnología de microencapsulación, aplicable tanto a mercurio líquido como a residuos con mercurio, que da lugar a un sólido compacto, que resulta más fácil de manejar y almacenar que el sulfuro de mercurio pulverulento, además de presentar emisiones entre 100 y 150 veces menores que el cinabrio, y valores de lixiviado de mercurio menores a los establecidos por la normativa europea como criterios de aceptación en vertederos de residuos inertes (Decisión 2003/33/CE, de acuerdo con los ensayos TS 14405 y EN-12457-4).

    Esta técnica ha sido aplicada con éxito a mercurio metálico (procedente de una planta de cloro-álcali y procedente de una planta de producción de aluminio) y a residuos que contienen mercurio (polvo de lámparas fluorescentes procedente de reciclado, y lodos de purificación de gases de una industria de zinc).

    El CTM ha participado en la elaboración de las “Directrices sobre las Mejores Prácticas Ambientales para el manejo ambientalmente racional de los sitios contaminados con mercurio en el Mediterráneo”, junto con el  SCP/RAC (Centro de Actividad Regional para el Consumo y la Producción Sostenibles, uno de los Centros Regionales del Convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes, COP), y del Plan de Acción para el Mediterráneo del PNUMA.

     

Temas Relacionados:

Semana Europea de la Movilidad 2017

Accesos directos

Inventario Nacional de Emisiones -Volumen 2 (1990-2010)
No existen resultados con los criterios de búsqueda